fbpx

Tecnología Social

conexión representando tecnología social
Home » Blog » ExO » Tecnología Social

La tecnología social en las organizaciones exponenciales es básicamente la implementación de entornos digitales y de menor latencia entre los individuos.

La tecnología social en las organizaciones exponenciales es básicamente la implementación de entornos digitales y de menor latencia entre los individuos. Su contraparte analógica se puede ejemplificar con las reuniones de pasillo, o las reuniones en la máquina de café. Son espacios donde los miembros se reúnen para comentar la actualidad de la organización. La tecnología social permite que estas interacciones se conviertan en horizontales y no se limiten a la estructura jerárquica o vertical. Los entornos de trabajo se digitalizan cada vez más, esto hace posible que la tecnología social sea implementada cada vez con mayor frecuencia. El e-mail permitió la conectividad asincrónica, después conocimos las intranets y las wikis que permiten compartir información, una vez más, de forma asincrónica. Hoy en día se observan incluso actualizaciones en tiempo real a través de la organización. El propósito principal de las tecnologías sociales es llevar la latencia a cero. 

J.P. Rangaswami defiende que la tecnología social tiene tres objetivos clave:

1.-Reducir la distancia entre obtener (y procesar) la información y la toma de decisiones.

2. Pasar de tener que buscar información a hacerla fluir a través de tu percepción.

3. Aprovechar la comunidad para construir ideas.

Se ha observado que las tecnologías sociales se componen de siete elementos clave: Objetos sociales, Corrientes de actividad, Gestión de tareas, Compartir archivos, Telepresencia, Mundos virtuales y Detección emocional. Estos elementos crean transparencia y conexión, además favorecen para la transformación a una organización de cero latencia, en la que el tiempo entre ideas, aceptación e implementación desaparece por completo. Las organizaciones que implementan las tecnologías sociales suelen presentar un incremento en el retorno de inversión, además de un incremento del compromiso de los empleados.

Elementos clave

La gestión de las relaciones entre empleados es el ejemplo de un objeto social al que se le está permitiendo el acceso a la información. En esta misma ecuación se suman elementos como localización, objetos físicos, ideas y conocimiento, incluyendo actualizaciones de datos, niveles de inventario, ocupación de salas de reunión y hasta recargas de café disponibles en la máquina. Todo esto siendo transmitido a lo largo de la organización y formando las bases de las corrientes de actividad a la cuales se puede suscribir cualquier miembro de la organización.

La gestión de tareas se vuelve cada vez más social. En el pasado eran simples listas de tareas, en la actualidad están girando hacia un entorno más ágil. Existen compañías de software como Asana que mejoran la productividad de organizaciones. Los equipos se miden continuamente a sí mismos evaluando sus códigos y siguiendo las métricas que un software en gestión de tareas proporciona.

La compartición de archivos actualmente tiene una gran adopción. Herramientas como Google Drive o Dropbox se utilizan para compartir información y dar actualizaciones. La telepresencia en forma de videollamadas es otra tecnología social que hemos adoptado y se ha refinado en los últimos años. En la pandemia pudimos ver de primera mano los beneficios que puede llegar a brindarnos. Un concepto más inmersivo a la telepresencia se observa con la realidad virtual, la creación de mundos virtuales será cada vez más popular entre organizaciones para solucionar nuevas necesidades y replicar experiencias del mundo real.

La detección emocional es el último elemento clave de la tecnología social. Se trata del uso de sensores de salud o neurotecnología. Esto hace posible a los “empleados cuantificados” o “plantillas cuantificadas”, los miembros de un equipo podrían medir prácticamente todo de ellos mismos y su trabajo, evitando la enfermedad, el desgaste, la irritación y mejorando el flujo de equipos, la colaboración y el rendimiento. En el pasado el trabajo se centraba en la métrica del Coeficiente Intelectual, en la actualidad el Coeficiente Emocional y el Coeficiente Espiritual se están volviendo más relevantes.

Conclusiones

El paradigma social presenta varias implicaciones críticas para las ExO. Se aumenta la intimidad organizacional y la latencia de decisiones disminuye, el conocimiento mejora y se extiende, además la serendipia aumenta. El paradigma social también funciona como fuerza de gravedad, manteniendo a la organización conectada a su Propósito de Transformación Masiva (PTM).

Compartir Entrada en

Deja un comentario

Nos alegra que haya elegido dejar un comentario. Ten en cuenta que los comentarios se moderan de acuerdo con nuestra política de comentarios